• Los 10 mandamientos

Publicaciones

Actividades, noticias y mucho más...

El legado de la reforma protestante

Pr. Yoel Lizardo
  • 11 octubre, 2018
  • Publicaciones
  • Publicado por
  • Comentarios desactivados en El legado de la reforma protestante

Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la catedral de Wittenberg el 31 de Octubre de 1517. La queja principal de estas tesis era la venta de indulgencias, con las cuales se pagó una buena parte de la construcción de la Basílica de San Pedro. Sin embargo, esto inició todo un movimiento que culminó revisando no solo la venta de las indulgencias, sino también toda la teología que la iglesia de Roma practicaba y enseñaba.

Lo que comenzó con una simple protesta de parte de Martín Lutero, en contra de una serie de prácticas religiosas de parte de la iglesia de Roma, culminó siendo un movimiento transformador de la Iglesia y de toda la sociedad. Este movimiento, denominado “la reforma”, se expandió por los próximos años, cruzando el océano y llegando a Norteamérica.

Las verdades bíblicas redescubiertas por la reforma cuestionaron y cambiaron el entendimiento de la salvación del hombre que se había ensenado durante la Edad Media, junto con toda la teología relacionada al plan de redención. Con el paso del tiempo se hizo necesario resumir todo ese nuevo entendimiento bíblico manera sencilla. Esto dio origen a estas cinco famosas frases: Las cinco “solas”, las cuales resumieron la teología propulsada por la reforma.

  • SOLA SCRIPTURA: La Palabra de Dios es la máxima autoridad en materia de fe y práctica. Por tanto, nada que contradiga la revelación de Dios puede regular la vida del creyente (Gálatas 1:6-102 Timoteo 3:162 Pedro 1:3).
  • SOLUS CHRISTUS: La salvación se encuentra solo en Cristo, excluyendo así todo otro camino para llegar a Dios (Juan 14:6; Hechos 4:12).
  • SOLA GRATIA: La salvación es un don de Dios. Por tanto, es algo que el pecador recibe de forma inmerecida, por gracia, basada en los méritos de Cristo alcanzados durante su vida, muerte y resurrección (Efesios 2:8).
  • SOLA FIDE: La salvación solo puede ser recibida cuando ponemos nuestra fe en Aquel que murió por nosotros, excluyendo la posibilidad de que nuestras obras puedan contribuir (Efesios 2:8-9Romanos 3:28).
  • SOLI DEO GLORIA:El propósito de la salvación que recibimos es glorificar a Dios; poner de manifiesto las excelencias o virtudes de su carácter (Efesios 1:4-61 Pedro 2:9).

Estas frases representan el corazón de la reforma, y resumen verdades centrales del evangelio.

Los reformadores llevaron a cabo una obra encomiable, de valientes, sin embargo, ellos no pudieron descubrir todas las verdades que habían sido ocultas. Otros después de ellos continuaron con esta labor, descubriendo verdades que así como la justificación por la fe son vitales, tales como el Sábado, el estado de los muertos, la labor de Cristo en el Santuario Celestial entre otras.

La reforma aún no ha terminado. Oremos para que el mismo Dios que levantó a Lutero, Calvino y a Zwinglio,  continúe al control de su pueblo como hasta ahora y nos guíe hacia el reavivamiento y la reforma.

Yoel Lizardo es pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Dominicana. 

Back to top