• Vida sana

Publicaciones

Actividades, noticias y mucho más...

Evalúa tu situación espiritual

Pr. Neilyn Solís
  • 16 abril, 2018
  • Publicaciones
  • Publicado por
  • Comentarios desactivados en Evalúa tu situación espiritual

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” (Marcos 14:38)

A principios de la década de 1970, el consultor de negocios norteamericano Albert S. Humphrey revolucionó el mundo empresarial al promover el FODA, una metodología de estudio de la situación de una empresa o proyecto que toma en cuenta las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas como base para describir la situación presente de la institución.

Con riesgo de parecer anacrónico, puedo decir que Jesús usó este análisis en uno de los momentos más dramáticos de su vida terrenal. Lo hizo con la intención de advertir a sus discípulos la delicada situación espiritual en la que se encontraban. Si analizamos cuidadosamente el texto de esta reflexión, encontraremos el FODA espiritual de los discípulos en Getsemaní. Veamos los cuatro elementos del consejo de Jesús a la luz de la metodología de Humphrey:

  • Fortaleza: Disposición espiritual Ellen White señala que los discípulos habían orado al ver a Jesús tan angustiado esa noche. Y aunque no permanecieron velando, tenían el deseo de hacerlo. Jesús les dijo: “El espíritu está dispuesto”. Hoy en día muchos han perdido hasta las ganas de orar. Pero los discípulos estaban dispuestos.
  • Oportunidades: Velar y orar Jesús invitó a los discípulos a unirse a él en oración. Al hacerlo recibirían poder de lo alto para resistir en esa difícil noche. Esta es una oportunidad que, a diferencia de muchas otras, siempre está al alcance. Orar no requiere ni siquiera detener lo que hacemos. Abrir el corazón a Dios mientras trabajamos, mientras conducimos el auto, al estudiar, al tomar pequeñas y grandes decisiones… Las oportunidades para orar son sencillamente infinitas.
  • Debilidad: La carne. La naturaleza misma de los discípulos luchaba contra su deseo de cumplir la voluntad del Maestro. La necesidad de orar se presentó en el momento de mayor vulnerabilidad: el momento de dormir. Cuando las energías del cuerpo se agotan, la mente se resiste a obedecer aun a la voluntad más firme. Tristemente ninguno de nosotros escapa a esta debilidad. Pero reconocerla nos pone en perspectiva de buscar a Aquel que puede ayudarnos a superarla.
  • Amenaza: La tentación. Un enemigo buscaba aprovecharse de la debilidad de su carne, y los hechos de esa noche demostraron su éxito en los discípulos. La tentación es despiadada. Aunque a veces parece ocultar sus destructivas intenciones, en ocasiones es evidenciada y advertida, y aun así sigue siendo peligrosa. Pedro mismo fue advertido con anterioridad por parte de Jesús de su actitud cobarde, y saberlo no hizo diferencia. Allí quedó demostrado que la amenaza de la tentación no termina con conocerla, sino combinando la disposición espiritual con oración ferviente.

A pesar del acertado análisis de Jesús, los discípulos cedieron al sueño y postergaron su preparación espiritual. ¿Resultados? Pedro lo negó, y los demás huyeron por sus vidas dejando a Jesús solo. ¡Cuántas amarguras les hubiese evitado seguir el consejo de Cristo! ¡Cuántas derrotas convertiríamos en victorias aprovechando nuestra ventaja histórica sobre los discípulos, sabiendo de primera mano cuál es el secreto de la fortaleza espiritual!

Hoy es un día adecuado para evaluar nuestra situación personal. Hagamos una seria y sincera autoevaluación, y al ver los resultados, actuemos en consecuencia. Pide a Dios: “Ayúdame Señor, a aprovechar la oportunidad que tengo para obtener fortaleza y victoria a través de la oración. Enséñame a orar como tú oraste, para poder vencer como tú venciste”.

Neilyn Solís es pastor adventista en la República Dominicana. Le apasiona la música, la enseñanza, y sobretodo compartir la Palabra de Dios. 

Back to top