• Vida sana

Publicaciones

Actividades, noticias y mucho más...

Hay mucho espacio en el fondo

Pastor Neilyn Solís
  • 15 enero, 2018
  • Publicaciones
  • Publicado por
  • Comentarios desactivados en Hay mucho espacio en el fondo

El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto (Lucas 16:10).

Richard Feynman, físico estadounidense, considerado uno de los más importantes de su país en el siglo XX, dio en 1959 una conferencia que para muchos es la chispa que encendió el interés en la nanotecnología. De esta conferencia, quedó para la historia la frase: “hay mucho espacio en el fondo”, que titula nuestra meditación.

El planteamiento de Feynman era el siguiente: ¿Es posible colocar el contenido completo de 24 volúmenes de la Enciclopedia Británica en la cabeza de un alfiler? El afirmaba que había que magnificar 25,000 veces el alfiler para igualar el espacio de las páginas de la enciclopedia. Eso, según su conclusión, significaba que haciendo el procedimiento inverso –comprimiendo 25,000 veces el contenido de la enciclopedia– podría ponerlo en la cabeza del alfiler.

Tal declaración en 1959 fue sorprendente. Antes de Feynman el enfoque estaba hacia lo grande, hacia fuera. Sin embargo, la mentalidad de Feynman revolucionó el enfoque tecnológico. En la actualidad las computadoras son cada vez más pequeñas, veloces y eficaces. La tecnología se hace más pequeña, y podemos, a través de un teléfono celular manejar diferentes funciones, desde las de un reloj, hasta muchas de las funciones que una computadora puede hacer.

La tesis de Feynman puede aplicarse a nuestras vidas de manera muy especial. Con frecuencia, como algunos científicos anteriores a él, nos dedicamos a buscar grandes opciones, soñar con metas elevadas, y solo hay espacio para la grandeza en nuestras convicciones. Sin embargo, en el texto de hoy, el Maestro de Galilea nos invita a observar con detenimiento los detalles pequeños en nuestra vida.

No hay grandeza que no se componga de cosas pequeñas. Aun la Gran Muralla China está compuesta por diminutos átomos. Una carrera de maratón no puede ser ganada si no se da el primer paso, el segundo, el tercero… y el último.

Mira cuidadosamente en tu vida, y dale a las cosas pequeñas el lugar que deben tener: esa es la garantía de que podrás manejar las grandes cosas. Pide a Dios hoy: En este día, Señor, dame la visión necesaria para valorar las pequeñas cosas.

Neilyn Solís es pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en República Dominicana. Le apasiona la música, escribir y enseñar. 

Back to top