• Restauremos la familia

Publicaciones

Actividades, noticias y mucho más...

La diferencia entre ser y tener

Laura Durán
  • 11 julio, 2017
  • Publicaciones
  • Publicado por
  • Comentarios desactivados en La diferencia entre ser y tener

La sociedad en la que nos ha tocado vivir promueve una conexión e irremediable unidad entre  ser y tener. Basta sintonizar los medios audiovisuales de comunicación para recibir como aluvión, la filosofía barata de que somos aquello que podemos comprar o alcanzar.

Ser y tener. Dos verbos tan distintos en su conjugación como en su significado.

Y cuán equivocados vivimos creyendo que mientras más compremos, acumulemos y alcancemos; más completos, felices y capaces seremos. Grave error en el que nos dejamos envolver.

Es allí donde debemos poner límites, trazar una demarcación que establezca las diferencias, detenernos como sociedad y retornar a la búsqueda del valor intrínseco del ser humano. Una búsqueda individual, íntima, reflexiva, que causa desasosiego, cansancio y aunque parezca contraproducente, atrae paz, felicidad y plenitud.

Detenerme y reflexionar. Sin esperar a que otros lo hagan por mí. Porque cuando soy capaz de distinguir entre quien soy y lo que tengo, dejo de cargar con el sentimiento de carencia, dejo de obsesionarme con la búsqueda de cosas que aparentemente “necesito”. Cuando soy capaz de distinguir entre quien soy y lo que tengo, abandono la constante búsqueda de posesiones, títulos y logros.

Si soy capaz de distinguir entre quien soy y lo que tengo, dejo de cargar con el sentimiento de carencia, entiendo que no importa todo lo que compre o todos los bienes que adquiera, porque aunque sienta cierto alivio momentáneo, será algo temporal y volveré a sufrir ese vacío emocional.

Detenerse y responder ciertas interrogantes ¿quién soy? ¿para qué estoy en esta tierra?
Interrogantes que indudablemente no se pueden responder por sí solas, el creador conoce mejor que nadie la respuesta estas existenciales inquietudes.

¿Y qué ha dicho Dios de ti? ¡Él cree que eres único! Y todo esto lo ha dicho en una carta de amor, la Biblia:
Eres mi diseño exclusivo hecho a su imagen, con mis propias manos. (Génesis 1:26 y 27) Tienes de su aliento. ¡Eres exclusivo! Fuiste creado a su imagen. No hay otra persona en el mundo entero igual a ti.

  • Te he coronado de gloria y de honra (Salmo 8:5)
  • Eres linaje escogido, real sacerdocio, mi especial tesoro (1 Pedro 2:9) (Éxodo 19:5)
  • Te escogí cuando planifiqué la creación (Efesios 1:11)
  • Tú no fuiste un error; todos tus días están escritos en mi libro (Salmo 139:15)
  •  Fuiste hecha maravillosamente (Salmo 139:1)
  • Yo te formé en el vientre de tu madre (Salmo 139:13)
  • Te saqué de las entrañas de tu madre el día en que naciste (Salmo 71:6)
  • No solo te hice, también te compre, te elegí, tú eres mía, eres mi princesa (Deuteronomio 14:2) (Deuteronomio 26:18) (Tito 2:14)
  • Eres honorable, a mis ojos eres de gran estima (Isaías 43:4)
  • No te preocupes por la comida, la ropa o la vivienda, déjame encargarme de eso. Yo soy tu proveedor y suplo todas tus necesidades (Mateo 6:31-33)
  • Mi plan para tu futuro está lleno de esperanza (Jeremías 29:11)
  • ¡Eres un alma libre! (Lucas 13:12)
  • Yo te rescaté y te redimí (Juan 3:16) (Romanos 5:8)
  • Eres un regalo de amor (Salmo 127:3)
  • Te conozco personalmente. Conozco todos tus pensamientos (1 Crónicas 28:9) (Salmo 139:1)
  • Me gozo en ti con alegría (Sofonías 3:17)
  • Yo estoy cerca de ti cuando tu corazón está quebrantado (Salmos 34:18)
  • Eres mi consentido y favorecido, te rodeo de mi favor siempre. (Salmo 17:8)
  • Eres mi amigo (Juan 15:15)
  • Tengo para ti cosas grandes: sueños grandes, planes grandes, obras grandes (Jeremías 29:11)
  • Eres mi luz, mi representante en la tierra, mi embajador (Mateo 5:13) (1 Pedro 2:9)
  • Eres victorioso, esforzado y valiente (Josué 1:9) (Salmo 112:8) (Isaías 40:29-31)
  • Te he llenado de dones (1 Corintios 12:7)
  • Eres lo que necesito para extender mi reino en la tierra (Isaías 43:1)
  • ¡Yo te amo por siempre jamás! (Isaías 43:4) (Jeremías 31:3) (Juan 15:9) (Romanos 8:38,39)
  • Tengo un final feliz para ti (Jeremías 29:11)
  • Y te estoy preparando una mansión para que vivamos juntos para siempre (Juan 14:3)

Yo soy lo que Dios ha dicho que soy, no soy una profesión, no soy un número de identidad, ni un monto en una cuenta bancaria. Soy de Dios, un regalo de su infinito amor.

Back to top