• El proverbio de hoy

Publicaciones

Actividades, noticias y mucho más...

La serpiente embotellada: no se deje morder por ella

Dr. Wilfredo Ruiz Méndez
  • 8 mayo, 2018
  • Publicaciones
  • Publicado por
  • Comentarios desactivados en La serpiente embotellada: no se deje morder por ella

En el sudeste asiático existe una bebida a la que llaman «vino de serpiente». La fabricación de dicho licor consiste en introducir una serpiente venenosa entera, a veces viva, en una jarra con vino de arroz u otro tipo de bebida alcohólica y se deja reposar allí durante varios meses a fin de que el alcohol absorba «la esencia» de la serpiente. En 2013 una mujer de la provincia china de Heilongjiang recibió un mordisco en la mano cuando una serpiente saltó de una botella de vino que había estado fermentándose durante tres meses. Por recomendación de un amigo, ella había tomado la supuesta bebida medicinal para aliviar su dolor de espalda.[i]

Comparándolo con la mordida de una peligrosa serpiente, la Biblia nos advierte en cuanto al alcohol: «No te fijes en el vino.
¡Qué rojo se pone y cómo brilla en la copa!
 ¡Con qué suavidad se resbala! Pero al final es como una serpiente
que muerde y causa dolor» (Proverbios 23: 31-32).

Todas las bebidas alcohólicas, no importa su tipo, tienen la «serpiente» del alcohol en su interior. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el alcohol es responsable de más de doscientas enfermedades y trastornos de salud. Con independencia de las consecuencias sanitarias, el consumo del alcohol también provoca pérdidas sociales y económicas, tanto para las personas como para la sociedad.

Entre algunas de las «mordidas» de la «serpiente» embotellada del alcohol, están las siguientes:

  • La «mordida» de las lesiones: Es innegable que los que ingieren bebidas alcohólicas se exponen a las lesiones provocadas por accidentes automovilístico, caídas, ahogamientos y quemaduras.
  • La «mordida» de la violencia: Por el descontrol que provoca el alcohol a nivel cerebral y que repercute en alteraciones conductuales de la persona, su consumo ha llevado a muchos a cometer homicidio, suicidio, agresión sexual, violencia intrafamiliar, entre otros. Por cosas como esas, es que la Biblia cuando dice: «¿Quién sufre? ¿Quién se queja?
¿Quién anda en pleitos y lamentos?
¿Quién es herido sin motivo?
¿Quién tiene turbia la mirada? El que no abandona jamás el vino
 y anda ensayando nuevas bebidas» (Proverbios 23: 29-30).
  • La «mordida» de las enfermedades crónicas: El consumo de alcohol genera una serie de trastornos crónicos: eleva la presión arterial alta, aumenta el riesgo de padecer alguna enfermedad cardíaca, provoca accidentes cerebrovasculares, causa enfermedad del hígado y suscita problemas digestivos y cáncer.
  • La «mordida» en lo mental: El alcohol es causante de depresión y trastornos de ansiedad. Altera la conducta al inhibir las funciones síquicas para que el que lo consume se sienta eufórico y superior a los demás. También disminuye la concentración síquica, la memoria, la asociación de ideas y muy particularmente el tiempo de reacción sicomotriz.
  • la «mordida» en lo social: El alcohol provoca que se reduzca la capacidad productividad. «El que se entrega al placer, el vino y los perfumes,
 terminará en la pobreza» (Proverbios 21:17).
  • La «mordida» de la dependencia: Esta «mordida» explica la gran tragedia a la que puede llevar ese veneno de venta libre. Hay un proverbio japonés que dice: «Primero el hombre toma un trago; luego el trago toma otro trago; luego el trago toma al hombre». El alcoholismo lleva a la farmacodependencia tanto física como mental. Esta condición se caracterizará por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas. En esta condición se requiere especialmente de la ayuda divina y de profesionales competentes.

Si usted es de los que considera que el consumo de alcohol lo hará un personaje exitoso, le recomiendo visitar alguna institución que se dedique al rescate de alcohólicos, o escuchar los testimonios en alguna sesión de Alcohólicos Anónimos, para que compruebe por sí mismo el calvario que viven los que son dependientes del alcohol.

Finalmente, si usted me preguntara: ¿Cuál es el curso correcto para evitar la «mordida de la serpiente embotellada»? Yo le respondería: Usted debe rechazar la primera copa, y continuar haciéndolo por el resto de su vida. De esta manera, se convertirá en una persona sabia, puesto que ese es el concepto que tiene Dios de los que se niegan a tomar alcohol: «El vino produce burlones; la bebida alcohólica lleva a la pelea.
 Los que se dejan llevar por la bebida no pueden ser sabios» (Proverbios 20: 1, NTV).

Wilfredo Ruiz Méndez, médico y ministro ordenado de la Iglesia Adventista en República Dominicana.

[i]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/11/151124_vert_tou_vino_con_veneno_serpiente_yv

Back to top