• Sin prisas ni pausas

Publicaciones

Actividades, noticias y mucho más...

Los Estados Unidos: ¿una nación profética?

Marvin Moore
  • 8 marzo, 2018
  • Publicaciones
  • Publicado por
  • Comentarios desactivados en Los Estados Unidos: ¿una nación profética?

En la «edad media» de mi vida, específicamente en el primer año de mis estudios superiores, cursé una materia sobre Daniel y Apocalipsis con Morris Lewis, el profesor de religión de la universidad. Desde entonces he estado interesado en las profecías, especialmente las de Daniel y Apocalipsis. Me fascina el simbolismo de las bestias, las coronas, los cuernos, las estrellas, Babilonia y el Armagedón.

Apocalipsis 13 es un capítulo que ha sido muy estudiado por los cristianos conservadores actuales. Este capítulo describe dos poderosas bestias que dominarán el mundo al final de los tiempos. Una de las bestias se levanta del mar, y la otra surge de la tierra. Durante siglo y medio, los adventistas del séptimo día han identificado a la bestia que surge de la tierra como los Estados Unidos de América. En este artículo profundizaremos en el fundamento bíblico en el que se apoya esta conclusión y en las cuatro características de dicha bestia que apoyan la interpretación.

La bestia que surge de la tierra es una bestia

Es ciertamente simplón, casi redundante decir que la bestia que surge de la tierra es una bestia. Es como decir que una oveja es una oveja. Sin embargo, debemos prestar atención al simbolismo que conlleva decir que la bestia es una bestia, ya que en términos proféticos una bestia representa a una nación, una potencia política.

¿Cómo lo sabemos? La mejor evidencia es un sueño que Dios le dio al profeta Daniel sobre cuatro grandes bestias que surgieron del mar: un león, un oso, un leopardo y una bestia muy extraña a la que llamamos dragón. El ángel que interpretó el sueño de Daniel le dijo que estas cuatro bestias terribles representaban «cuatro reinos que surgirán de la tierra» (Daniel 7: 17, Nueva Traducción Viviente). Muchos intérpretes de las profecías de Daniel afirman que estas bestias representan a los antiguos reinos de Babilonia, Medo Persia, Grecia y Roma.

El hecho de que la bestia de Apocalipsis 13 sea una bestia, sugiere que también representa un poder político, y los adventistas del séptimo día han llegado a la conclusión de que se trata de los Estados Unidos de América.

Por supuesto, también se podría argumentar que la bestia que surge de la tierra representa el Imperio Romano de los días de Juan o cualquier poder político. ¿En qué nos basamos para concluir que esta bestia representa a los Estados Unidos?

La bestia que surge de la tierra tiene autoridad global

Apocalipsis 13 provee algunos indicios de que esta bestia tiene autoridad política a nivel global. Dice que «hacía que la tierra y sus habitantes adoraran a la primera bestia» (versículo 12).[*] Esto quiere decir que la bestia que surge de la tierra tiene la influencia política necesaria para hacer cumplir esta falsa adoración no solo dentro de sus propias fronteras, sino también a «la tierra y sus habitantes». Para que esto sea posible, es imprescindible que tenga autoridad global. La Biblia también dice que esta bestia engañó «a los habitantes de la tierra» y les ordenó fabricar «una imagen a la bestia que fue herida de espada y revivió» (vers. 14). Esto, una vez más prueba que posee autoridad política global. En términos actuales, la bestia que surge de la tierra es una superpotencia mundial.

Ahora, el hecho de que sea una superpotencia mundial no basta como para identificarla con los Estados Unidos, porque en el momento en que Juan escribió Apocalipsis, Roma también era una superpotencia. Al repasar la historia, encontramos que tanto Francia como Inglaterra han sido grandes potencias mundiales. Y en el siglo XX, la Unión Soviética fue una superpotencia. Así, la bestia que surge de la tierra y que hemos identificado como una superpotencia mundial, podría representar cualquiera de estos países: Roma, Francia, Inglaterra o la Unión Soviética. Necesitamos pruebas adicionales para identificarla como los Estados Unidos.

La bestia que surge de la tierra es una superpotencia del fin de los tiempos

Apocalipsis 13: 16-17 dice que la bestia que surge de la tierra obligará a todos los seres humanos a recibir «una marca en la mano derecha o en la frente, y que ninguno pudiera comprar ni vender, sino el que tuviera la marca o el nombre de la bestia». Apocalipsis 16 provee información adicional sobre esta «marca de la bestia» que nos ayudará a poder identificar a quién se está refiriendo el capítulo 13. Apocalipsis 16 describe siete plagas que caerán en el mundo justo antes de la segunda venida de Cristo y, según el versículo 2, la primera plaga cayó «los hombres que tenía la marca de la bestia y que adoraban su imagen».

Dado que las siete plagas son los últimos acontecimientos que han de suceder en el mundo antes de la segunda venida de Cristo, y puesto que la primera cae solo sobre aquellos que tienen la marca de la bestia, es obvio que esta marca tiene que ver con el fin del mundo. Por lo tanto, la bestia que impone esa marca debe ser una superpotencia del final de los tiempos.

Los adventistas creemos que estamos en los tiempos finales. La bestia que surge de la tierra debe representar a una nación que exista en los años previos a la segunda venida de Cristo. Las naciones mencionadas anteriormente ya no son superpotencias, así que no coinciden con la descripción de Apocalipsis de la bestia que surge de la tierra. Estados Unidos, por el contrario, sí es una superpotencia en el fin de los tiempos, así que encaja con esta especificación de la profecía.

Esta es otra evidencia significativa que establece claramente a los Estados Unidos como la bestia de Apocalipsis 13: 11-18.

La bestia que surge de la tierra es una potencia cristiana

La palabra cordero aparece 31 veces en el libro de Apocalipsis, de las cuales 30 veces simboliza a Cristo. La única excepción está en Apocalipsis 13: 11, donde se dice que la bestia que surge de la tierra tenía «dos cuernos que parecían de cordero». Esta bestia no puede ser Jesucristo, ya que se declara que persigue a los verdaderos adoradores (versículo 15-17). Sin embargo, tiene cuernos «que parecían de cordero». Si aplicamos esta característica a una nación, podríamos decir que la bestia es una nación que profesa ser cristiana.

Al juntar entonces las cuatro características de la bestia que surge de la tierra, todas encajan perfectamente con los Estados Unidos:

  • La bestia que surge de la tierra es una potencia política, una nación.
  • Tiene autoridad global: es una superpotencia mundial.
  • Es una superpotencia durante el tiempo del fin.
  • Es una nación cristiana.

Solo una nación en el mundo actual se ajusta a estas características: los Estados Unidos de América. No hay otros candidatos.

Otras conclusiones

Si la bestia que surge de la tierra describe a Estados Unidos durante el tiempo del fin, podemos llegar a otras dos conclusiones importantes sobre el futuro de este país:

 La iglesia y el estado se unirán. La Constitución de los Estados Unidos requiere que la religión y el gobierno permanezcan separados. Aunque el cristianismo es la religión dominante en este país, nunca ha sido la religión oficial. Ahora, si la bestia de Apocalipsis 13 es Estados Unidos, podemos concluir que esta separación histórica del gobierno y la religión terminará algún día, ya que la bestia que surge de la tierra impondrá una forma particular de adoración.

 Tendrá poder para perseguir. Apocalipsis dice que la bestia que surge de la tierra impondrá su falsa adoración con puño de hierro. Quien se niegue a recibir la marca de la bestia tendrá prohibido realizar cualquier actividad económica, incluyendo comprar o vender. De hecho, ¡quienes se nieguen a adorar de la forma que impondrá la bestia serán amenazados de muerte!

Durante el período colonial hubo persecución religiosa en Estados Unidos. Sin embargo, durante más de doscientos años esta nación ha defendido los derechos de las personas a creer y practicar la religión de su elección. Estados Unidos ha sido una tierra de libertad religiosa. A muchos les parece imposible que este país en algún momento deje de ser defensor de la libertad en cuestiones de fe.

El peligro de esa suposición es que conduce fácilmente a pensar que es imposible que algo así ocurra. Wendell Phillips, un abolicionista estadounidense durante la Guerra Civil, dijo que «el precio de la libertad es la vigilancia eterna». Esta es una declaración muy acertada. Si nos descuidamos, los Estados Unidos bien podrían apartarse de su principio histórico de libertad religiosa.

De hecho, hay evidencia de que esto es precisamente lo que está sucediendo. Francamente, me preocupa la profunda hostilidad que algunos cristianos mantienen en Estados Unidos hacia el principio de división que existe entre la iglesia y el estado, que es el fundamento de la libertad religiosa. Esta división simplemente garantiza que el gobierno y la religión operen en esferas distintas, cada una reconociendo las responsabilidades del otro. Están separados en el sentido de que ninguno controla al otro.

Si los Estados Unidos abandonan en algún momento su compromiso con el principio divisorio de la iglesia y el estado, la persecución de los disidentes será inevitable. La profecía de Apocalipsis sobre la bestia que surge de la tierra sugiere que esto ocurrirá. Sin embargo, debemos defender durante el tiempo que sea posible el principio de que el gobierno y la iglesia operan en esferas separadas, sin que las leyes permitan que uno gobierne al otro. La vigilancia eterna siempre será el precio de la libertad.

[*] Todos los pasajes bíblicos han sido tomados de la versión Reina Valera 1995.

Marvin MoorE es pastor, escritor y investigador de la Iglesia Adventista.

Back to top