• Los 10 mandamientos

Etiqueta: Perdón

Publicaciones relacionadas con Perdón

La consagración

Elena G. de White

La promesa de Dios es: “Me buscaréis y me hallaréis cuando me buscareis de todo vuestro corazón.” (Jeremías 29:13.) Debemos dar a Dios todo el corazón, o no se realizará el cambio que se ha de efectuar en nosotros, por el cual hemos de ser transformados conforme a la semejanza divina. Por naturaleza estamos enemistados con Dios.

Dios quiere sanarnos y libertarnos. Pero como esto exige una transformación completa y la renovación de toda nuestra naturaleza, debemos entregarnos a El completamente. La guerra contra nosotros mismos es la batalla más grande que jamás se haya reñido. El rendirse a sí mismo, entregando todo a la voluntad de Dios, requiere una lucha; mas para que el alma sea renovada en santidad, debe someterse antes a Dios. El gobierno de Dios no se funda en una sumisión ciega ni en una reglamentación irracional, como Satanás quiere hacerlo aparecer. Al contrario, apela al entendimiento y a la conciencia. [...]

Para obtener la paz interior

Elena G. de White

“El que encubre sus transgresiones, no prosperará; mas quien las confiese y las abandone, alcanzará misericordia.”Las condiciones indicadas para obtener la misericordia de Dios son sencillas, justas y razonables. El Señor no nos exige que hagamos alguna cosa penosa para obtener el perdón de nuestros pecados. No necesitamos hacer largas y cansadoras peregrinaciones, ni ejecutar duras penitencias, para encomendar nuestras almas al Dios de los cielos o para expiar nuestras transgresiones, sino que todo aquel que confiese su pecado y se aparte de él alcanzará misericordia.

El apóstol dice: “Confesad pues vuestros pecados los unos a los otros, y orad los unos por los otros, para que seáis sanados. ”Confesad vuestros pecados a Dios, el único que puede perdonarlos, y vuestras faltas unos a otros. Si has dado motivo de ofensa a tu amigo o vecino, debes reconocer tu [...]

El perdón

Eddy Núñez

Vivir el presente recordando los rencores del pasado es una estéril decisión a futuro; es una de las más paradójicas actitudes asumidas por el hombre… Si el odio hiciese algún mal a la persona deseada, de algo serviría; en cambio, según la realidad que poseemos, el único afectado sigue siendo quien no supera la situación.

Por su parte, en términos completamente opuestos, el perdón rinde mayor tributo a quien lo otorga que a aquel que lo recibe. Me agrada pensar en el perdón como un mazo que derriba la muralla del odio; una resurrección en lugar de una muerte. Una oportunidad en vez de una desgracia. A fin de cuentas, para los hijos de Dios, un revés no es más que una nueva forma de estar derechos porque TODO les ayuda a bien.

El perdón levanta puentes caídos, sella las grietas de los desaciertos y resuelve el acertijo de la incertidumbre causada por el miedo del  resentimiento. [...]

Vivir el presente recordando los rencores del pasado es una estéril decisión a futuro; es una de las más paradójicas actitudes asumidas por el hombre… Si el odio hiciese algún mal a la persona deseada, de algo serviría; en cambio, según la realidad que poseemos, el único afectado sigue siendo quien no supera la situación. 

Por su parte, en términos completamente opuestos, el perdón rinde mayor tributo a quien lo otorga que a aquel que lo recibe. Me agrada pensar en el perdón como un mazo que derriba la muralla del odio; una resurrección en lugar de una muerte. Una oportunidad en vez de una desgracia. A fin de cuentas, para los hijos de Dios, un revés no es más que una nueva forma de estar derechos porque TODO les ayuda a bien.

El perdón levanta puentes caídos, sella las grietas de los desaciertos y resuelve el acertijo de [...]

Back to top